top of page
  • Foto del escritorClaudia Carvalho

El Orgasmo

Desde que descubrí el cántico de la meseta sosteniendo la nota más aguda de "pettite morte", se abrió delante de mi mente en comunión con mi cuerpo una nueva manera de entender y sentir el sexo y, la dulce muerte.



A veces el sexo es la gracia de dos cuerpos, extensiones divinas de sentirse. En otros momentos, una conjunción de piel, boca, saliva, contorsión de músculos, caderas, secreción de hormonas. A veces es un baile y en otras una batalla donde dos seres humanos desnudos de todas etiquetas se confunden , se aprietan, se juntan, se estremecen, se besan, se muerden, se tocan - una experiencia de intensidad extrema , cercana al éxtasis religioso, al punto de develar lo que sentimos por el otro. Llegando hasta la capacidad de capturar la esencia del momento erótico, permitiendo un momento divino de desnudez, hasta que los cuerpos se entrelazan en un instante en la gloria donde suena el grito de la dulce muerte, encontrando su total entrega, la pérdida de consciencia, una sublime agonía - orgasmo.

10 visualizaciones0 comentarios
bottom of page