top of page
  • Foto del escritorClaudia Carvalho

La vida moderna está matando el deseo sexual.

Vivimos en un contexto social de enorme exigencia de realización a todos los niveles. Nos sentimos presionados a lograr logros profesionales, sociales y culturales, así como amorosos y sexuales. Quien no tiene una vida sexual satisfactoria fácilmente se siente miserable. Hoy en día, Más que nunca, el amor es difícil, mantener relaciones y estar disponible para el sexo también." La inmediatez que marca hoy "va en contra de la disponibilidad necesaria para el sexo, para mantener el deseo sexual, especialmente en las relaciones duraderas.


Las redes sociales y la pornografía también se han asociado con una disminución en la frecuencia de las relaciones sexuales. En el estudio que coordinó, "la muestra de hombres que no tenían deseo sexual mostró una prevalencia muy alta de masturbación y consumo de pornografía". Se trata, según la investigadora, "de un fenómeno que se da cada vez más, especialmente entre los hombres, aunque las mujeres también consumen pornografía".

Se trata de un "patrón de sexualidad individual, de sexo en solitario, asociado al consumo de material pornográfico". Cuando se establece este patrón, el hombre deja de interesarse por su pareja. "La masturbación libera la tensión sexual. Es rápido, fácil y sin inversión". En la oficina, Ana Carvalheira siguió a dos hombres, de unos 30 años, directivos de la empresa, que "a mitad del día iban al baño con sus smartphones a buscar contenido pornográfico específico para masturbarse". Esto funciona como "un escape, una liberación para aliviar el estrés".

.

Es estilo de vida que estamos viviendo está matando el sxo en la dinámica del matrimonio.

Las redes sociales están destruyendo el erotismo. Todo es muy fácil. Un clic, una solicitud, un hola, intercambio de mensajes..

La vida moderna está acabando con el deseo en las relaciones.

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page